Sorprendentes similitudes entre los cerebros de camarones e insectos (y por qué es importante)

Un nuevo estudio realizado por neurólogos encontró una estructura en el cerebro de los camarones que se pensaba que se encontraba exclusivamente en los insectos. El descubrimiento arroja nueva luz sobre su pasado evolutivo común y cambia lo que sabemos sobre la inteligencia de los crustáceos.

camarones nadando

Si alguna vez has tratado de arrebatarle la cabeza a un camarón a la parrilla, es posible que tus dedos también estén cubiertos de sesos grises y pegajosos. Se cree que estos cerebros son bastante simples y evasivos, pero un nuevo estudio de la Universidad de Arizona descubrió que tienen un parecido sorprendente con los insectos, lo que muy bien podría cambiar la forma en que pensamos sobre estos insectos. . La similitud en cuestión es la presencia de una estructura especializada conocida en neurociencia como ‘cuerpos de hongos’. Esto muestra que estas estructuras están mucho más integradas en la historia evolutiva común de los artrópodos de lo que se pensaba anteriormente, pero ¿por qué es tan importante compartir rasgos neurológicos con los insectos?

¿Qué son los «cuerpos fúngicos»?

Las estructuras neurológicas conocidas como ‘cuerpos en forma de hongo’ están dispuestas en pares en el tejido cerebral, cada una compuesta por dos partes diferentes. Un conjunto de neuronas organizadas en una base columnar llamada lóbulo, encerradas por una estructura en forma de cúpula llamada cáliz, que le da la forma que le dio su nombre. Cada cuerpo de hongo actúa como un relevo para hacer converger la información transmitida por los órganos sensoriales del animal. Desde allí, la información se transmite a las neuronas que alimentan miles de fibras nerviosas cruzadas, que se consideran esenciales para calcular y almacenar recuerdos.Los cuerpos de los hongos se encuentran en todos los artrópodos terrestres, incluidos los arácnidos (arañas y escorpiones) y los miriápodos (ciempiés y ciempiés), pero especialmente en los hexápodos (hormigas, moscas y otros insectos de seis patas).

Artículos recomendados  ¿los delfines adolescentes mastican pescado venenoso para obtener drogas?

Cariño

Similitudes en camarones

Desde el descubrimiento de los cuerpos de los hongos, los investigadores han asumido que están presentes solo en los insectos y no en los crustáceos, aunque ambos forman parte de la familia de los artrópodos. Sin embargo, este concepto erróneo fue eliminado por completo por un nuevo estudio , publicado en la revista eLife , dirigido por un neurólogo y entomólogo de la Universidad de Arizona, Nicholas Stausfield. Con dos de sus antiguos alumnos, Gabriella Wolff y Marcel Sayre, ambos ahora en diferentes instituciones, demostró que los cuerpos de los hongos están presentes en diferentes especies de camarones. Primero descubrió las estructuras del camarón mantis en 2017 , pero ahora ha demostrado ser más común en los crustáceos de colores.

analizar

El equipo pudo identificar cuerpos fúngicos de varios camarones utilizando anticuerpos fluorescentes especializados, que se mencionaron para buscar y unirse a proteínas corporales fúngicas conocidas por las moscas de la fruta. Esto permitió a los investigadores mapear el cerebro de crustáceos con cuerpos de hongos resaltados por estas «sondas de anticuerpos». Una vez localizados los cuerpos de los hongos, pudieron analizar las estructuras individuales y, aunque no eran idénticos a los encontrados en insectos, sí eran notablemente similares a animales tan lejanos en la historia del planeta.

Explora en 3D

Durante mucho tiempo, los científicos creyeron que los crustáceos no tenían cuerpo de esponja, ya que se descubrió que las especies más grandes, es decir, los cangrejos y las langostas, no lo poseían. Aunque este hallazgo es correcto, plantea la cuestión de por qué algunos crustáceos tienen esta característica clásica de los artrópodos y otros no. Según el Dr. Stausfield, la respuesta a esta pregunta está en la forma en que exploran el mundo que les rodea. «Los cuerpos de los hongos contienen redes en las que se establecen interesantes asociaciones que conducen a la memoria», explica en una entrevista con Science Direct, «y que permiten al animal percibir su entorno». Al parecer, la necesidad de navegar por un entorno 3D complejo ha llevado a algunos crustáceos a poseer estas estructuras únicas. Al igual que las abejas, necesitan memorizar puntos de referencia para encontrar el camino de ida y vuelta a la colmena. En cambio, otros crustáceos, como los cangrejos y las langostas, están en gran medida adheridos al lecho marino poco profundo y, por tanto, no necesitan esas estructuras.

Artículos recomendados  Conoce a los "conejos" del mar

Los secretos de la evolución

Esta nueva investigación demuestra que los cuerpos fúngicos están profundamente arraigados en la familia de los artrópodos, incluidos los hexápodos, los arácnidos, los miriápodos y ahora los crustáceos. Se cree que estos grupos descienden de un ancestro común hace unos 480 millones de años. Desde entonces, existe una clara distinción entre los arácnidos y los animales de mandíbula inferior, que posteriormente se dividieron en crustáceos y hexápodos. Esto sugiere que los cuerpos esponjosos deben haber evolucionado mucho antes de lo que se pensaba, y que por tanto probablemente estaban presentes en todas las primeras formas de vida complejas. El Dr. Strawfield cree que «esta investigación nos acerca a la respuesta a la pregunta clave: ¿cómo eran los primeros cerebros?

Inteligencia en profundidad

Este nuevo estudio es otro ejemplo de cómo estamos aprendiendo más sobre el cerebro y el comportamiento de los animales marinos. A medida que buscamos en el universo otras formas de vida inteligente, es cada vez más probable que las encontremos en nuestros océanos y no en las estrellas. Los pulpos, los delfines, las tortugas, las ballenas, los peces y ahora incluso los cangrejos han demostrado que hay mucho más en sus cabezas de lo que pensábamos al principio. Puede sonar un poco inverosímil, pero los cuerpos de los hongos que se encuentran en las gambas y algunos gusanos marinos son notablemente similares a las estructuras de nuestro cerebro que conforman el hipocampo, responsable en parte de nuestros propios recuerdos de navegación. Puede que estas criaturas submarinas no tengan una inteligencia que podamos reconocer o incluso comprender, pero sin duda son más inteligentes de lo que pensábamos.

Artículos recomendados  La asombrosa transformación de las anguilas devoradoras

 

Cursos de Biología Marina Online en oferta

Hemos conseguido un Descuento del 10% para los lectores del blog.
Nuestra gran relación con la Academia online de cursos de biología marina para buceadores y amantes del mar Buceo Conciencia, va a permitir gozar a nuestros lectores de un acceso a los mismos a un precio más asequible.

Gratis

El curso, incluye un acceso gratuito con el cual podrás previsualizar los primeros módulos del mismo para saber si te gusta. Aunque, yo que hice un par de cursos, puedo decirte que merece la pena.

Descuentos para cursos

La Academia Buceo Conciencia, cuenta con varios cursos de biología marina, de entre los que destacan el curso de Zoología Marina y el curso de Nudibranquios.
Para gozar del descuento, únicamente debes pinchar en cualquiera de las imágenes del curso, y una vez dentro de la pantalla de pago con tarjeta, deberás introducir el código promocional: bmonline10

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *